Agenda
Anterior Siguiente
Web Oficial de Fernando Torres - F9T
  • Tamaño del texto pequeño
  • Tamaño del texto mediano
  • Tamaño del texto grande
10 / 01 / 2005

El gol y la fuerza del sino

J.G. Matallanas. Redactor Jefe de la Cadena Cope

“En dos años estará en el primer equipo y en tres en la selección absoluta”. Era mayo de 1999. Mi profecía se cumplió. Tampoco había que ser un lince para saber que ese espigado y delgado delantero iba a ser una figura del fútbol, aunque los máximos dirigentes del Atlético no supieran en ese momento lo que tenían en las categorías inferiores y dieran más recorrido a futbolistas menores inflados por la mafia de un representante que tanto daño ha hecho a la cantera rojiblanca. Pero Torres llegó, con urgencia y forzado, quizás, cuando el no ascenso, y el Atlético ha vuelto a tener un futbolista de talla de mundial.

 

Desde los 12 años reunía las dos condiciones más importantes para triunfar en el fútbol moderno: valentía y velocidad. Y gol, siempre tuvo mucho gol, por más que ya instalado en la elite los sabiondos le hayan reprochado con rimbombancia que “no sabe definir”. Las enchufaba, las ha enchufado y las enchufará siempre con facilidad, lo que pasa es que soportar sobre los hombros toda el peso del Atlético de Madrid desde los 17 años hace que te aceleres, que quieras hacerlo bien rápidamente y que de cara a gol te precipites y no tengas esa tranquilidad, esos dos segundos de sangre fría de los grandes definidores, pero Fernando tiene gol, es goleador y marcará muchos tantos como ya está demostrando en su progresión meteórica.

 

Sí coges todos los goles que ha marcado con el Atlético y los pones uno detrás de otro, al visionarles seguidos, alucinas. Cada partido hace una cosa nueva, progresa, realiza un movimiento diferente, es alucinante su versatilidad, su capacidad física, su explosión, sus controles, también muy criticados porque fallaba algunos por ir acelerado, su empuje, su garra, su capacidad de liderazgo, y su valentía.

 

Fernando es un futbolista de códigos. Antiguo, pese a su juventud. Por más que sus ingresos llegan en gran medida de la publicidad, de su imagen, antepone lo futbolístico a lo mediático, el balón al merchandising, aunque realice estos compromisos sin tener que forzar su mejor sonrisa porque es otra parte de su actividad pública. Pero lo que realmente le importa es el fútbol.

 

Ser un ídolo de masas a los 20 años es duro, muy duro. Necesitas una familia buena, estructurada y encantadora como la que tiene Torres. Padre, madre y hermanos que te hayan dado una base educativa para saber afrontar la avalancha de la fama, una popularidad para la que pocos están preparados. Y que en los primeros palos de la prensa hayan aprendido a abstraerse junto a ti. ‘Pierdes’ años de adolescencia dedicado a tu profesión y tu enorme responsabilidad como líder del Atlético. Fernando lo ha hecho, se ha sacrificado, pero siempre manteniendo su círculo de amigos, siempre. Teniendo muy claro y cumpliendo el axioma vital que dice “el que olvida de donde viene nunca sabrá a donde va”.

 

Nos encontramos ante el futbolista que cambiará el sino del fútbol español. Torres es el jugador alrededor de quien la selección española conseguirá su primer gran éxito. La Eurocopa ya era su momento, pero Sáez no acabó de confiar en él. Luis Aragonés, que tanto le apretó en su etapa en el Atlético, sabe que ahora en la selección depende del compromiso de Torres. Y lo tiene. El compromiso de un Niño que sueña con hacernos felices a los atléticos y a todos los españoles.

 

Que no se te apaguen nunca las pecas. Estrellas de nuestro cielo

 

 

J. G. Matallanas http://mata-dor.blogspot.com

 

 

 

  Más artículos de J.G. Matallanas

  Columnas recientes

  • Adidas
  • Nine Fitness
  • Mahou
  • Amazon Prime Now
  • LG
  • Bahía Internacional
  • Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica.
  • Web oficial Atlético de Madrid
© 2008 Bahía Internacional
Webmaster: Luis Cuenca
Web diseñada por : HPS, High Performance Solutions
Derechos de uso | Colaboraciones