Agenda
Anterior Siguiente
Web Oficial de Fernando Torres - F9T
  • Tamaño del texto pequeño
  • Tamaño del texto mediano
  • Tamaño del texto grande
Web Oficial de Fernando Torres - F9T

Biografía

  1. Regreso a casa

    2014

    La alegría y la ilusión resultaban incontenibles cuando el 29 de diciembre aterricé en Madrid sin billete de vuelta. Era la primera vez que lo hacía desde que me trasladé a Liverpool en verano de 2007. Después de siete años en el fútbol inglés y tras un breve paso por Milán, por fin encontré el camino de regreso a casa. Fue el emocionante final de un 2014 en el que pasé por tres clubes y cumplí 30 años. También hubo lugar a decepciones y momentos de tristeza, personas y retos importantes se quedaron en el camino. El rojo y blanco marcó los dos acontecimientos más destacados, mi vuelta al Atlético de Madrid y el fallecimiento de Luis Aragonés. Mi principal profesor en el fútbol se marchó para siempre el primero de febrero, dejando tras de si un valioso legado. También el 2014 trajo otro doloroso episodio, el que sufrió la gran generación de la Selección con un mal resultado en el Mundial de Brasil.

    Torres golea al Hull CityEn el Chelsea seguimos trabajando para lograr los objetivos bajo las órdenes de José Mourinho. Bien pronto, en enero, pude celebrar mis 200 partidos en Premier League, una cifra redonda de la que me siento especialmente orgulloso por el altísimo nivel del campeonato. Lo pude celebrar ganando y marcando en casa del Hull City, mi gol número 84 en la competición inglesa. El año había comenzado bien en lo deportivo y todo se perfilaba de cara, pero febrero llegó con una tristísima noticia bajo el brazo. Luis Aragonés fallecía en Madrid. El ‘viejo’, como muchos le conocíamos, dejaba tras de sí un vacío enorme en el fútbol y, sobre todo, en mi corazón y en el de todos aquéllos que tanto compartimos (y aprendimos) con y de él.

    Siempre recordaré a Luis como la persona que de verdad me preparó para la realidad del fútbol al máximo nivel: “¡Niño! Usted no sabe nada de nada”, me decía casi a diario. Ahora sé que lo hacía porque me apreciaba mucho. Me preparó para que pudiera llegar donde yo quisiera, desde el cariño que me tenía y que siempre conservó.

    Con él conseguimos el ascenso desde el ‘infierno’ de Segunda y con él debuté en Primera división. También viví la gestación y nacimiento del mejor equipo de la historia, la Selección española que encadenó dos Eurocopas y un Mundial. Cuando comprendimos e interiorizamos su discurso, que podíamos ser campeones, nos hizo creer que en fútbol ese es el primer paso hacia los sueños más difíciles. Y lo hizo a contracorriente, cuando las dudas desde fuera eran más grandes que nunca. Luis pasará a la historia como el hombre que cambió el fútbol español, el que nos hizo soñar, creer, luchar y ganar.

    Los ‘blues’ finalizamos terceros en la Premier League, insuficiente para un club como el Chelsea, aunque pude acabar la temporada con un gol al Cardiff. Poco intuía en ese momento que serían mi último gol y mi último partido en Inglaterra… Pero eso sucedería después del siguiente gran reto del año, el Mundial de Brasil. Acudimos a defender el título y todo comenzó con el pie izquierdo. La derrota inicial frente a Holanda fue muy dolorosa. Nos obligaba a ganar los dos partidos siguientes, pero caímos de nuevo ante Chile en la segunda cita y ahí acabó nuestro sueño mundialista. Para todos nosotros fue una gran decepción tras seis años en los que ganamos prácticamente todo y asombramos al mundo.

     

    Tras las vacaciones arrancó una pretemporada más con el Chelsea, como siempre con buenas sensaciones y dispuesto a pelear por un sitio en el equipo. Sin embargo al comienzo de la competición no hubo lugar a jugar minutos y poco después, a finales de agosto, me decidí dar un nuevo rumbo a mi futuro profesional. El proyecto más atractivo fue jugar en la Serie A italiana con el A.C. Milan, otra gran competición con un club histórico del que Albertini me había hablado maravillas cuando compartimos vestuario en el Calderón. Necesitaba nuevos retos y este encajaba a la perfección.

    Me sentí muy querido desde el primer día en Milán, las expectativas eran grandes para todos nosotros. San Siro, Milanello, el impresionante museo del club… todo era tal y como había imaginado, a la altura de un gigante de la historia del fútbol. Sin embargo la realidad deportiva transcurrió por otros senderos lejos de lo deseado. En poco tiempo ya no contaba con la confianza del míster, Filippo Inzaghi. Acaté con respeto su criterio, pero la escasez de minutos me obligó a mirar hacia adelante y buscar otro destino que me diera las oportunidades que no encontré en San Siro. En este escenario surgió el interés del Atlético ¡mi Atleti! No tuve dudas. Mi futuro era tan rojiblanco como mi pasado.

    Y así se cerró el círculo. En un abrir y cerrar de ojos, a escasas 48 horas del final de año. Me encontraba concentrado en Dubai cuando las negociaciones se cerraron. Teníamos programado un amistoso contra el Real Madrid, pero no llegué a vestir más de ‘rossoneri’. Tomé el primer vuelo con destino Madrid y comenzó una nueva etapa. Al día siguiente y después de un recibimiento increíble en Barajas ya estaba entrenando en el Cerro del Espino. Todo me resultaba tan familiar que en ocasiones sentía como si no hubiese pasado el tiempo ¡Estaba de vuelta en el Atlético! Dispuesto a darlo todo otra vez con la rojiblanca, aportar mi experiencia al grupo y conseguir títulos para mi Atleti. El gran sueño aún por cumplir: volver a Neptuno con un gran trofeo.

     

    2015

    El 2015 comenzó de la mejor manera posible: trabajando con el Atleti en la Ciudad Deportiva de Majadahonda y a la espera de debutar por segunda vez con el club de mi vida. Pero antes estaba la fecha de la presentación oficial. Primero, en la sala de Prensa. Después ante la afición.

    Torres vivió una día histórico cuando 40.000 aficionados acudieron a su presentación en una fría mañana de eneroNunca olvidaré ese 4 de enero. Desde el mismo momento que, en la misma sala, me despedí del Atleti en 2007 intuía que volvería a mi casa. Y así fue. Todo eran rincones y caras conocidas en el Vicente Calderón. Después de la presentación oficial ante los medios, con todos mis familiares y amigos presentes, llegó el momento de saludar a mi familia rojiblanca. Ya sentía desde las entrañas del estadio que habían acudido muchos aficionados al acto, pero quedé abrumado cuando mis ojos recorrieron todo el graderío, de fondo a fondo, lleno a rebosar. Sólo una afición como esta es capaz de ofrecer un recibimiento así y estaré eternamente agradecido por ello.

    Los goles no tardaron en llegar y me estrené con un doblete en el Bernabéu! Qué sensación. Este equipo es capaz de ganar a cualquier rival ya así lo demostramos partido a partido, frente a grandes rivales, aunque no logramos renovar un año más el título de Campeones de Liga, que fue para el F.C. Barcelona. También el Barcelona nos eliminó en Copa del Rey, aunque reviví las grandes sensaciones frente a este gran equipo marcando mi primer gol de esta segunda etapa en el Vicente Calderón.

    Torres marcó dos goles en el encuentro de Copa frente al real Madrid en el Santiago Bernabéu

    Tras las vacaciones de verano llegué con energías renovadas para una nueva pretemporada en Los Ángeles de San Rafael. Los recuerdos se agolpaban en mi mente mientras recorría cada rincón del complejo residencial y los campos donde viví las primeras concentraciones con los ‘mayores’. Otra de las grandes sensaciones de la pretemporada fue el recuperar el ‘9’ para mi camiseta. La marcha de Mario Mandzukic lo hizo posible y no dudé a la hora de vestir de nuevo mi número favorito, incluso con la responsabilidad que ello conlleva.

    Fernando Torres recupera el número 9 tras las marcha de Mario MandzukicY la nueva temporada 15-16 comenzó con uno de esos récords que te llenan de orgullo. En el derbi contra el Real Madrid cumplí mi partido 200 con el Atleti, un número que me recordó la gran responsabilidad y el honor que significa defender esta camiseta. Un honor que también sintió muy dentro uno de nuestros históricos, Miguel San Román. Aquél 10 de noviembre perdimos con pena un trocito de nuestro escudo ¡Hasta siempre, ‘pechuga’!

     

    2016

    Mi segundo año, tras regresar al Atleti, estuvo sembrado de emociones, con grandes alegrías y también con alguna importante decepción. Marqué en febrero mi gol 100 con el Atleti, mucho más que una cifra redonda para mí. Crecí en la cantera con el sueño de debutar con el primer equipo. Eso ya era suficiente. Pero alcanzar los cien goles es mucho más que un sueño hecho realidad. Fue un gol al Eibar, en el Vicente Calderón. Sentí una enorme felicidad por el tanto, por la reacción de la afición, la de mis compañeros, la de todos los que estaban allí en un momento tan especial para mí.

    No había nada preparado, pero se dieron un cúmulo de detalles que hicieron de ese instante algo inolvidable, más allá del número. Desde la grada me llegó una camiseta con el número cien y con ella celebré el gol junto a mis compañeros. Después pude dedicárselo a Manolo Briñas y entregarle mi camiseta. Él, sin duda, es uno de los grandes responsables de que llegara al primer equipo, porque cuando tenía 10 años me dijo que veía algo en mí, que podía llegar al primer equipo… y 20 años después había conseguido 100 goles. Esta cifra era algo impensable si no fuera por atléticos como él: grandes profesionales que trabajan en la sombra, lejos de los focos, pero que realizan una labor imprescindible en la cantera para que el Atlético de Madrid sea lo que hoy es.

    Fernando Torres regala a Manuel Briñas su camiseta tras anotar el gol 100 para el Atlético de Madrid

    El tramo final de la temporada 15-16 fue vibrante. Aquel acierto dio paso a una racha sensacional. Gracias a esos goles logré la continuidad que necesitaba y todo vino rodado. Peleamos por el título de Liga hasta el final con el F.C. Barcelona, aunque finalmente quedamos subcampeones. Antes les habíamos eliminado en la Champions, nuestra gran baza para lograr un título que nuestro club merece por historia y afición. En semifinales, vencimos al Bayern y alcanzamos el partido soñado: la final de Champions, que derivó en un derbi mayúsculo. Nuestro rival, el Real Madrid.

    Esta ocasión significaba todo para mí: tener la oportunidad de ganar la primera Champions League para nuestro club se convertía en el mayor reto de mi carrera. El estadio de San Siro, en Milán, fue el escenario.

    Torres lamenta la derrota frente al Real Madrid en la final de San Siro, Milán

    Tuve la oportunidad de ser titular y pelear por el título desde el primer momento. Encajamos pronto. Ramos nos hizo daño en el minuto 15, a balón parado, pero Carrasco logró igualar en la segunda mitad. La prórroga no cambio el marcador y así llegamos a la tanda definitiva, donde el poste aplazó todos nuestros sueños. El cara o cruz de los penaltis nos arrebató, por segunda vez en dos años, el sueño de ganar.

    Perdimos, sí, pero no fracasamos porque nunca nos rendimos. Un fracaso es rendirse, no intentarlo, dejar pasar una oportunidad por tener miedo. Luchar y jugar con el corazón y dejarse la vida en el campo nunca será un fracaso. Y así lo hicimos en Milán. Fue un momento duro, difícil de olvidar, pero las derrotas te hacen aprender sólo si te levantas y sigues luchando. Y vas a por la siguiente. Es lo que me han enseñado desde pequeño en el Atleti, es lo que sé hacer hoy y estoy seguro también de que es lo que se hará en el futuro.

     

    2017

    El año 2017 trajo consigo un nuevo récord de goles. Esta vez tuve el honor de alcanzar a Adelardo, un mito de la casa, en la cifra de 114. Dos goles al Leganés me llevaron a empatarle como sexto goleador de la historia del club. A la vez, estos tantos en Liga me sirvieron para alcanzar los 93 en Primera división, los mismos que Joaquín Peiró y además, elevar el total de goles del Atlético a 4.500 en la máxima categoría. Todo un orgullo ver mi nombre al lado de quienes tanto dieron al Atleti gol a gol.

    Sin embargo también hubo momentos grises, en este caso de preocupación. Sucedió en La Coruña, en marzo, durante un partido en Riazor frente al Dépor. Salté para disputar un balón por alto y el choque con Bergantiños me desequilibró en el aire. La caída en el césped fue muy dura, descompensada y en el mismo impacto perdí la consciencia. A partir de ese instante no recuerdo nada hasta recobrar el conocimiento en la ambulancia, ya camino de un hospital cercano. Todos me cuentan que la preocupación y angustia fue máxima, tanto en el estadio como por televisión. Afortunadamente todo quedó en un susto, una noche de hospital y molestias en el cuello durante algunos días, aunque la experiencia me concedió la oportunidad de comprobar una vez más el cariño de mucha gente: compañeros, aficionados, clubes, medios de comunicación y muchas personas a las que doy mi más profundo agradecimiento.

    Torres, inconsciente, es atendido por las asistencias en Riazor

    A final de temporada vivimos días históricos en el club, momentos alegres pese a que nos tocaba despedirnos de nuestro querido hogar, el Vicente Calderón. El último partido oficial en el estadio donde se dieron mis primeros pasos como profesional fue un Atleti-Athletic de Liga. Se respiraba en el ambiente que era un día especial y pude contribuir a la victoria con dos goles. Ganamos por 3-1. El último tanto oficial lo logró Angelito Correa, del que estoy firmemente convencido que será una de nuestras futuras estrellas.

    Torres celebra uno de sus dos goles en el último partido oficial en el Vicente CalderónEs difícil encontrar palabras para expresar las sensaciones de un día como aquél, en el que cada rincón, cada cántico, cada instante te evoca un recuerdo. La victoria hizo honor al espíritu del Atleti, un colofón perfecto a 50 años de plena felicidad vivida en el Calderón. Personalmente, resultó todo un honor formar parte de todo aquello. Pero la historia sigue, los sentimientos siguen y los atléticos seguiremos escribiendo nuestra historia y llenando de cariño, recuerdos y sentimiento el nuevo Metropolitano. Es nuestra responsabilidad y lo haremos ¡Que nadie lo dude!

    Y así lo hicimos. En septiembre estrenamos nuestra nueva casa, un estadio moderno, espectacular y a la altura de nuestra historia y afición. Teníamos la gran suerte de poder escribir las primeras líneas en ese césped y comenzamos ganando al Málaga por 1-0. Tuve la oportunidad de hacer el saque de honor junto con Gárate y un jugador de la cantera. Un instante que sin duda recordaré para siempre, al igual que mi primer gol en el Metropolitano.

    Gárate, Torres y una promesa de la cantera ejecutaron el saque de honor en el nuevo MetropolitanoFue en la Copa del Rey, frente al Elche. Veníamos de empatar 1-1 en el Martínez Valero y era indispensable la victoria. Giménez abrió el marcador e instantes después llegó el momento: aproveché un rechace de Vallejo para rematar cruzado, con la zurda ¡Mi primer gol en el nuevo estadio! No fue el único de aquella noche, ya que en la segunda mitad logré el 3-0. Después, al terminar el partido, supe que había sido el primero en marcar dos goles en el nuevo estadio, al igual que marqué el último doblete del Calderón al Athletic ¿Qué mejor manera de estrenarse?

     

  • Mizuno
  • Nine Fitness
  • DAZN
  • LG
  • Mahou
  • Bahía Internacional
  • Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica.
  • Sagan Tosu Official Web
© 2008 Bahía Internacional
Webmaster: Luis Cuenca
Web diseñada por : HPS, High Performance Solutions
Aviso Legal | Políticas Cookies | Políticas Privacidad | Colaboraciones