Agenda
Anterior Siguiente
Web Oficial de Fernando Torres - F9T
  • Tamaño del texto pequeño
  • Tamaño del texto mediano
  • Tamaño del texto grande
Web Oficial de Fernando Torres - F9T

Biografía

  1. Regreso a casa

    2014

    La alegría y la ilusión resultaban incontenibles cuando el 29 de diciembre aterricé en Madrid sin billete de vuelta. Era la primera vez que lo hacía desde que me trasladé a Liverpool en verano de 2007. Después de siete años en el fútbol inglés y tras un breve paso por Milán, por fin encontré el camino de regreso a casa. Fue el emocionante final de un 2014 en el que pasé por tres clubes y cumplí 30 años. También hubo lugar a decepciones y momentos de tristeza, personas y retos importantes se quedaron en el camino. El rojo y blanco marcó los dos acontecimientos más destacados, mi vuelta al Atlético de Madrid y el fallecimiento de Luis Aragonés. Mi principal profesor en el fútbol se marchó para siempre el primero de febrero, dejando tras de si un valioso legado. También el 2014 trajo otro doloroso episodio, el que sufrió la gran generación de la Selección con un mal resultado en el Mundial de Brasil.

    Torres golea al Hull CityEn el Chelsea seguimos trabajando para lograr los objetivos bajo las órdenes de José Mourinho. Bien pronto, en enero, pude celebrar mis 200 partidos en Premier League, una cifra redonda de la que me siento especialmente orgulloso por el altísimo nivel del campeonato. Lo pude celebrar ganando y marcando en casa del Hull City, mi gol número 84 en la competición inglesa. El año había comenzado bien en lo deportivo y todo se perfilaba de cara, pero febrero llegó con una tristísima noticia bajo el brazo. Luis Aragonés fallecía en Madrid. El ‘viejo’, como muchos le conocíamos, dejaba tras de sí un vacío enorme en el fútbol y, sobre todo, en mi corazón y en el de todos aquéllos que tanto compartimos (y aprendimos) con y de él.

    Siempre recordaré a Luis como la persona que de verdad me preparó para la realidad del fútbol al máximo nivel: “¡Niño! Usted no sabe nada de nada”, me decía casi a diario. Ahora sé que lo hacía porque me apreciaba mucho. Me preparó para que pudiera llegar donde yo quisiera, desde el cariño que me tenía y que siempre conservó.

    Con él conseguimos el ascenso desde el ‘infierno’ de Segunda y con él debuté en Primera división. También viví la gestación y nacimiento del mejor equipo de la historia, la Selección española que encadenó dos Eurocopas y un Mundial. Cuando comprendimos e interiorizamos su discurso, que podíamos ser campeones, nos hizo creer que en fútbol ese es el primer paso hacia los sueños más difíciles. Y lo hizo a contracorriente, cuando las dudas desde fuera eran más grandes que nunca. Luis pasará a la historia como el hombre que cambió el fútbol español, el que nos hizo soñar, creer, luchar y ganar.

    Los ‘blues’ finalizamos terceros en la Premier League, insuficiente para un club como el Chelsea, aunque pude acabar la temporada con un gol al Cardiff. Poco intuía en ese momento que serían mi último gol y mi último partido en Inglaterra… Pero eso sucedería después del siguiente gran reto del año, el Mundial de Brasil. Acudimos a defender el título y todo comenzó con el pie izquierdo. La derrota inicial frente a Holanda fue muy dolorosa. Nos obligaba a ganar los dos partidos siguientes, pero caímos de nuevo ante Chile en la segunda cita y ahí acabó nuestro sueño mundialista. Para todos nosotros fue una gran decepción tras seis años en los que ganamos prácticamente todo y asombramos al mundo.

     

    Tras las vacaciones arrancó una pretemporada más con el Chelsea, como siempre con buenas sensaciones y dispuesto a pelear por un sitio en el equipo. Sin embargo al comienzo de la competición no hubo lugar a jugar minutos y poco después, a finales de agosto, me decidí dar un nuevo rumbo a mi futuro profesional. El proyecto más atractivo fue jugar en la Serie A italiana con el A.C. Milan, otra gran competición con un club histórico del que Albertini me había hablado maravillas cuando compartimos vestuario en el Calderón. Necesitaba nuevos retos y este encajaba a la perfección.

    Me sentí muy querido desde el primer día en Milán, las expectativas eran grandes para todos nosotros. San Siro, Milanello, el impresionante museo del club… todo era tal y como había imaginado, a la altura de un gigante de la historia del fútbol. Sin embargo la realidad deportiva transcurrió por otros senderos lejos de lo deseado. En poco tiempo ya no contaba con la confianza del míster, Filippo Inzaghi. Acaté con respeto su criterio, pero la escasez de minutos me obligó a mirar hacia adelante y buscar otro destino que me diera las oportunidades que no encontré en San Siro. En este escenario surgió el interés del Atlético ¡mi Atleti! No tuve dudas. Mi futuro era tan rojiblanco como mi pasado.

    Y así se cerró el círculo. En un abrir y cerrar de ojos, a escasas 48 horas del final de año. Me encontraba concentrado en Dubai cuando las negociaciones se cerraron. Teníamos programado un amistoso contra el Real Madrid, pero no llegué a vestir más de ‘rossoneri’. Tomé el primer vuelo con destino Madrid y comenzó una nueva etapa. Al día siguiente y después de un recibimiento increíble en Barajas ya estaba entrenando en el Cerro del Espino. Todo me resultaba tan familiar que en ocasiones sentía como si no hubiese pasado el tiempo ¡Estaba de vuelta en el Atlético! Dispuesto a darlo todo otra vez con la rojiblanca, aportar mi experiencia al grupo y conseguir títulos para mi Atleti. El gran sueño aún por cumplir: volver a Neptuno con un gran trofeo.

     

  • Adidas
  • Nine Fitness
  • Mahou
  • Amazon Prime Now
  • LG
  • Bahía Internacional
  • Fundación Española para el Fomento de la Investigación de la Esclerosis Lateral Amiotrófica.
  • Web oficial Atlético de Madrid
© 2008 Bahía Internacional
Webmaster: Luis Cuenca
Web diseñada por : HPS, High Performance Solutions
Derechos de uso | Colaboraciones